miércoles, 5 de marzo de 2014

PUNTO CADENETA

Son las 12:43 de la madrugada y aun permanezco sentado frente al ordenador, en vez de estar en brazos del aclamado Morfeo tomando mis sagradas prendas de embrujo inconsciente. Aunque no es extraño que permanezca aun en el mundo de los muertos a esta hora, pues mis vicios nocturnos aun no se curan y creo que no lo harán, (como también sé que no tengo interés alguno por hacerlo), por estos días de tanta ocupación suelo ir a la temprano cama, sabiendo que me debato entre este mundo y el de los vivos, ambos luchando por cautivarme con sus delicias y yo con esa indecisión casi genética que me corre por las venas.

Así es, permanezco despierto, sabiendo que debo madrugar y quedan pocas horas de sueño. Todo este drama milenario de la vigilia sólo porque me he entretenido insidiosamente en la lectura de sus blogs. Lectura desprevenida que, en todo caso, me hizo despertar una necesidad imperiosa de dejarme inundar de palabras la cabeza y construir con ellas un simulacro de comunicación virtual y literaria con ustedes. Como anónimos, digo, porque he tenido desde hace algún tiempo la teoría, seguramente planteada por miles de cerebros frente a un computador pero que no se ha comprobado sentenciosamente, que estos medios de comunicación promueven el encuentro con las identidades ocultas (o las verdaderas) de los seres humanos con las cuales muchos nos atrevemos a decir cosas que comúnmente nos guardamos por los protocolos sociales, que lo más seguro es que sea lo sanamente indicado, ni más faltara que anduviéramos expresando cada uno de nuestros pensamientos e intenciones a diestra y siniestra sin medir consecuencia alguna, sólo imaginen por un momento, sabiendo el sentido tan perverso que nos domina a cada uno de nosotros como seres humanos, que los pensamientos se desparramaran en este mundo señorial aun vírgenes y sin procesamiento alguno de la razón, ¡Dios nos libre!. Pensamiento "perverso" en un sentido figurado, por su puesto, pero es precisamente este adjetivo lo que proporciona el interés por la existencia, saber que más allá de este cuerpo que figura, existe un mirada distorsionada de la realidad. Por demás es decir que ha sido éso lo que he encontrado en la experiencia de leer sus escritos, suerte de crónicas urbanas subjetivas y personales, lo que me ha resultado sumamente gratificante y entretenido. Los escritores nos encanta entretenernos escuchando las voces de otro, las historias, las sátiras, la ironía, el desparpajo, la sobriedad, en fin..., infinidad de cualidades que representan la relación con el inconsciente de su ser individual.

Aunque ya era funcionario virtual de las letras y permanecía en contacto creativo con este blog que construyo hace algunos años, lo dejé abandonado ya hace muchos meses, ahora nos reconciliamos y espero que esta reconfiguración de nuestra relación funcione y les pueda escribir más a menudo, si no es así, debido a tan altas ocupaciones, tengan por seguro que los seguiré leyendo, no me perdería por nada del mundo tan influyente información.

Adíos, como decimos los mortales.
Hasta pronto, como pronuncian los dioses que se verán en la eternidad.

viernes, 5 de agosto de 2011

RETRATOS OBSESIVOS


2.
Sus ojos me acechan. Sus manos tocan las mandarinas expulsando el jugo con rabia. La cocina se ha convertido en un campo de batalla.
Yo mujer.
Yo objeto.
Yo con mis tetas inmensas que supuran sudor húmedo y pestilente.
El cuchillo se mueve rápidamente en sus manos, veloz, fuerte. Controlando cada uno de los movimientos sobre el pescado, húmedo y pestilente. Húmedo y pestilente. El cuchillo entra y sale por entre las vísceras, sacando los órganos que lo hacían vivo. Entra y sale con rabia, mientras me mira a los ojos. Debe de doler. Duele. El jugo de mandarina manchado de sangre. El pescado para freír, para comer, para cagar.
Yo sola.
Yo inerte.
Yo mujer dichosa.
Estoy quieta y lo miro. Lo miro descansar, cansado. Coge el cuchillo, atormentado por el trabajo, meditando en medio del sopor del trabajo bien hecho.
Yo dichosa.
Yo mujer complacida.
Yo instrumento.
Sigo quieta y lo miro. Pasa sus manos por la frente que le suda. Las manos inmensas sobre el cuchillo. El aceite hirviendo y me mira sin decir. Me niego a decir. Él no dice. Él mira el aceite y me mira a mí. Fuego, insinuación. Prohibido.
Yo quieta, inerte.
Yo silente.
Yo deseosa.
Yo ardiente.
Yo candente.
Yo moribunda.
El pescado. El plátano pelado que trituro. Se ha ido. Me fui con él. Corremos. La habitación. Sigo inerte. Mirándolo sin estar. Corremos. Corremos. Nos tiramos, nos besamos. Sigo inerte. El sonido del aceite que ha pasado por el cuerpo del moribundo, el pescado, el cuchillo a la espera. Mis tetas húmedas y pestilentes. Mi sexo florecido. Mi carne que se quema y él que se ha ido. Corremos. El pescado, quemado. Corremos. El plátano estropeado. Corremos. Sigo inerte con él sin estar, sin mirarme. Miro el vacío y el vapor de la muerte. La cremación. La sepultura. Corremos. La muerte. Corremos y sigo inerte.
Yo imaginada imaginándome dentro de él.
Yo ilusa.
Yo deseo prohibido.
Yo mujer.
Yo hombre ella.
Yo mujer él.
Yo hombre.

jueves, 4 de agosto de 2011

RETRATOS OBSESIVOS


1.
Estoy quieto sobre la cama.
El suspiro se agolpa en medio del pecho y me excito con el placer que produce el paro de la respiración. Sólo un segundo. La ducha está abierta. El vapor sale por la puerta. Hirviendo. El agua. Hirviendo. Cayendo gota a gota, por el cuerpo sudado. Sudor y agua. Vuelvo a suspirar, trato de encontrar de nuevo el placer conteniendo la respiración pero el vapor me ahoga de un solo golpe.
Estoy sentado sobre la cama.
Estoy dentro. La ducha sigue sonando. El cuerpo se mueve.
Estoy quieto sobre la cama. El cuerpo se agita, se estremece con las gotas. La voz emite un suave susurro. Escucho. Soy ciego y me muevo buscándola. El corazón me palpita.
Estoy acostado sobre la cama.
Suena el timbre. Me paro de la cama, corro hacía la puerta y el vapor sigue saliendo. Veo su cuerpo imperfecto, sus senos revoloteando de esquina a esquina. Me veo dentro, la beso, beso sus senos. Beso… Suena el timbre. Bajo las escaleras. El sofá está repleto de ropa que pienso se ha quitado para provocarme. Abro la puerta. Inoportuna es la presencia…
Suspiro. Sangro. Vuelco. La puerta se cierra.
-------
Puedo verla desde la posición donde nunca podrá verme. El espejo hace palpitar mi sangre mientras se mira las siluetas descarnadas del rubor. Sangre y rubor. El cuerpo empinado. Yo que enceguezco y sangro. Mente pervertida. Mente traspuesta y espinosa. Mente invertida. Mente pervertida.

jueves, 10 de febrero de 2011

AYER TE VI...


Ayer te vi, aunque no te lo haya dicho, ayer te vi. Caminabas como siempre, de prisa, con tus cortos pantalones claros y esa playera que casi te llega hasta las rodillas, desarrapada, mal puesta en la calle que se hacía cenizas. Tu mirada iba perdida, náufraga entre la multitud de latas a tu alrededor, entre el hedor de petróleo convertido en porvenir. Al parecer te pasaba algo. Casi que lo descubro, te lo aseguro, pero tu siempre engañoso lucero que llevas de labio me confundió a tal punto de querer agarrarte para que me lo contaras. No sé en qué momento tu existencia se hizo polvo. El auto que volaba de esquina a esquina pasó como un juguete irreal, como el barco que me tiraste algún día en el rostro, como un pedazo de seda que no ha de caer hasta el fin de la eternidad. Allí volaste, casi hasta el mismo centro de la tierra, cual puntilla que se clava de un solo golpe. Y el barquito seguía en pie, intacto. No hice nada. La ventana estaba cerrada, los barrotes delante de mí me hacían figurar como un desentendido. No sentí miedo. Lo disfruté como cruel morboso, dueño de tu existencia, de tu ya no violada realidad, de tu sueño, de la pesadilla que había construido para ti.  

martes, 29 de diciembre de 2009

Felipe Rendón


Dramaturgo, actor y director

Manizales (Caldas), residente en Bogotá
E-mail: felipearendon@hotmail.com

Actor, director y dramaturgo, egresado de la Licenciatura en Artes Escénicas con énfasis en teatro de la Universidad de Caldas en Manizales. Magister en Escrituras Creativas en el énfasis de Dramaturgia de la Universidad Nacional sede Bogotá. Ha participado como actor en obras de repertorio latinoamericano y universal y como director en proyectos a partir de dramaturgias nacionales, privilegiando las obras del teatro La Candelaria. Fundador y ex integrante del colectivo Maremagnum Teatro en la ciudad de Manizales. Fue actor invitado en las obras De Caos & Deca Caos y El Quijote, de Teatro La Candelaria durante los años 2007 y 2008, tiempo en el cual fue actor en stage del grupo. Es miembro fundador del Teatro La Tealaraña, con el cual desarrolló en 2008, experiencias acerca de la creación colectiva y como resultado está la obra Homenaje al último día en el que fuimos libres, estrenada en noviembre del mismo año bajo su autoría. Actualmente es docente de Teatro  de la Secretaría de Educación del Distrito.


Obras estrenadas: 


Homenaje al último día en el que fuimos libres (2008)
Temática: La conquista española
Velazquez, conquistador español y Fray Bartolomé, llegan encomendados por los reyes católicos para engendrar, en las nuevas tierras descubiertas, la cultura de occidente. El primero intentará apropiarse de las riquezas de los nativos e impartirá un régimen de terror. El segundo, ambicioso, se verá manipulado por Velazquez con la promesa de un asenso eclesiástico. Todo esto se desarrolla en un ambiente ritual, donde la tribu indígena junto con su cacique, sufrirán los maltratos y vengarán luego sacrificando los dos hombres a los dioses.

Número de personajes: 7
Público al que va dirigida cada una de ellas: General adultos
Compañía teatral que realizó el estreno: Teatro La Telaraña


Obras sin estrenar:


Pequeñas Perversiones (2009)

Número de personajes: 3
Público: Adultos

Larga Distancia (2010)

Número de personajes: 3

Casa de Cristal (2011)

Una familia celebra el cumpleaños de su hijo menor, atravesado por el aniversario de la desaparición de la hija mayor. Al perecer todo transcurre con normalidad, según los hábitos del padre de realizar año tras año el ritual imaginario de la llegada de la hija, hasta que la novia del hijo mayor irrumpe en la reunión para perturbar los recuerdos del padre. Se revelaran conflictos, secretos y asuntos pendientes entre todos los integrantes de la familia.

Número de personajes: 8


Obras publicadas:


Pequeñas Perversiones
Revista colombiana de las Artes Escénicas. Universidad de Caldas. 2009

Larga Distancia
Revista Micra Nro.6. Noviembre de 2010


Formato sobre el cual trabajo la escritura de mis obras:
Teatro de sala

Metodología que uso para mi creación dramatúrgico:
Creación colectiva y Creación individual

Dramaturgos y escritores que más me han influenciado en mi proceso creativo: Albert Camus, Federico García Lorca, Santiago García, Rafael Spregelburd, Julio Cortázar, Bertold Brecht, Enrique Buenaventura.

Según mi criterio, las características mínimas que debe tener una persona para denominarse a sí mismo dramaturgo:

1. Escribir constantemente
2. Dedicarse de manera directa o indirecta al teatro.
3. Reescribir
4. Leer
5. Escuchar, observar e imaginar.